Test de Intolerancia Alimentaria Test de Intolerancia Alimentaria (1/5) La intolerancia  alimentaria se  debe a la  formación de  anticuerpos  frente a  determinados  alimentos que  son identificados  como antígenos. Pero los anticuerpos producidos no son del tipo Ig  E, que son propios de un proceso alérgico, sino, en una primera  etapa, del tipo Ig A y, tras múltiples estímulos, del tipo Ig G. En  este sentido, con el fin de emplear una terminología común, en  1984, la Academia Americana de Alergia e Inmunología definió los  mecanismos por los se producen las "reacciones adversas  inducidas por alimentos". De este modo, en el caso de una  reacción alérgica se produce un inmediato aumento de las Ig E,  una secreción de histamina y la irrupción de un proceso  anafiláctico (alérgico). Mientras que en el caso de las intolerancias  alimentarias, se produce una sensibilidad al alimento que genera  de forma lenta y tardía una reacción inmunológica en la que participan  Ig A e Ig G.  Se calcula que entre el 35-45% de la población española sufre algún  tipo de intolerancia alimentaria y que dentro de veinte años  afectará a  uno de cada dos europeos. En los casos de intolerancia no existe liberación de histamina como  sucede en una alergia, en la que se desencadena una reacción  anafiláctica para atacar al "intruso". La intolerancia se produce porque  el organismo no acepta a uno o a varios componentes o al conjunto de  un alimento, pero puede suceder que un componente formando parte  de un alimento genere una intolerancia, y por sí solo, como alimento,  no la produzca, y, al contrario, ese componente aislado  puede  provocar intolerancia, pero formando parte de otro alimento no.  El mecanismo de la intolerancia alimentaria  Clínica de Nutrición Madrid. c/ Isaac Peral, 12, Entrepl. Izda. 28015 Madrid. Tel. 91 5501427