¿Qué es la Intolerancia a la Lactosa? Introducción a la Intolerancia a la Lactosa ¿Qué es la lactosa? La lactosa es un azúcar que está  presente en todas las leches de los  mamíferos: vaca, cabra, oveja y en la  humana, y que también puede  encontrarse en muchos alimentos  preparados. Es el llamado azúcar de la  leche, (C12, H22, O11), disacárido  natural compuesto de glucosa y  galactosa.  ¿Qué es la lactasa? La lactasa es una enzima  producida en el intestino delgado que  juega un papel vital en el  desdoblamiento de la lactosa (proceso  necesario para su absorción por  nuestro organismo) en sus dos  componentes básicos: glucosa y  galactosa. Si los niveles de lactasa son  bajos o ésta no realiza bien su labor  desdobladora, aparecen dificultades para  digerir la lactosa.  ¿Qué es la intolerancia a la lactosa? La intolerancia a la lactosa significa  que no hay suficiente enzima (lactasa) en  el intestino delgado para romper toda la  lactosa consumida. La lactosa digerida  parcialmente pasará al intestino grueso y  puede provocar todos sus síntomas:  dolores, hinchazón abdominal, diarrea,  etc. También es conocida como  intolerancia a productos lácteos,  deficiencia de disacaridasa, deficiencia de  lactasa o intolerancia a la leche  Conviene diferenciar entre la intolerancia a la lactosa y  la alergia a la proteína de la leche. La primera se desarrolla  como consecuencia de lo comentado en el párrafo anterior y la  segunda se produce por reacción del sistema inmunitario a la  proteína de la leche. Conviene, por ello, evitar la confusión  que existe sobre este tema entre las dos dolencias que,  aunque tienen aspectos en común, no tienen realmente nada  que ver. A continuación se muestran algunas diferencias entre  las dos afecciones:  ¿La intolerancia a la lactosa afecta a todos por igual?  La sensibilidad a la lactosa puede variar ampliamente,  así algunas personas notan sus efectos de forma inmediata  tras consumir pequeñas cantidades, mientras otras tienen un  umbral de sensibilidad más alto y es más difícil de observar su  relación causa-efecto. La sensibilidad puede también cambiar  con el tiempo y con el estado general de salud. Un episodio  agudo de diarrea, causada por una infección, puede reducir  temporalmente los niveles de lactasa y aumentar la  sensibilidad a la lactosa de forma temporal.  ¿Qué síntomas provoca? Los síntomas que se presentan frecuentemente después de la ingestión de productos lácteos son los siguientes: - náuseas - dolor abdominal - espasmos - hinchazón y distensión abdominal - gases abdominales y flatulencias - diarreas ácidas - heces flotantes - defecación explosiva - vómitos - enrojecimiento perianal ¿Cuándo se desarolla?  La intolerancia a la lactosa no es peligrosa y es muy  común en los adultos, quienes en su mayoría al llegar a los 20  años de edad muestran algún grado de intolerancia a ella (por  pequeño que sea). Esta intolerancia se puede presentar en el  momento del nacimiento, desarrollarse en la infancia cuando  se introduce la leche de vaca en la dieta o más tarde en la  etapa  etapa adulta.  ¿A qué razas afecta más?  Parece que existe una clara relación causa-efecto con el  hábito de tomar leche. Aquellos pueblos que han sido  tradicionalmente "ganaderos", que se han alimentado  generación tras generación de la leche de los animales,  presentan menos casos de intolerancia a la lactosa que otros  pueblos no acostumbrados a su consumo. La mayoría de la  población mundial adulta tiene déficit de lactasa, excepto la  población del norte y centro de Europa.  Suecos 1% Ingleses 6% Rusos 15% Españoles 15% Árabes 80% Esquimales 83% Mejicanos 83% Africanos centro 83% Tailandeses 98% Fuente: "Disorders of carbohydrate absorption in clinical practice" Montes RG, Perman JA 1987 ¿Qué tipos de intolerancia existen?  1. Intolerancia secundaria: La disminución de la producción  de lactasa es secundaria, ya que está provocada por un daño  intestinal temporal (generalmente causado por una  gastroenteritis vírica). Este tipo de intolerancia es muy  frecuente en la infancia tras un episodio de gastroenteritis  agudo. Esta es una INTOLERANCIA TRANSITORIA Y  RECUPERABLE. 2. Intolerancia primaria o genética: Se produce una  pérdida progresiva de la producción de la lactasa, y, por tanto,  una pérdida gradual de la capacidad de digerir la leche. Suele  darse a lo largo de la vida en ciertos grupos étnicos y tiene  una causa genética. Las personas con esta intolerancia van  notando como la ingesta de leche les causa cada vez más  síntomas. Esta es una INTOLERANCIA PROGRESIVA Y  PERMANENTE  ¿Qué la puede causar?  Además de la intolerancia primaria, cuyo origen es  genético, la intolerancia secundaria, que es la mayoritaria,  puede ser provocada por varias causas:  - Después de la lactancia materna, la cantidad de lactasa  producida se reduce si el niño no está continuamente  expuesto a la lactosa a través de su dieta. Por eso, es  importante introducir la lactosa de forma gradual(*).  - Problemas  intestinales provocados  por virus, bacterias o  parásitos, sobre todo, en la edad infantil.  - Intolerancia al gluten  - Intolerancia a las proteínas de la leche de vaca  - Malnutrición ligada a una diarrea prolongada  - Operaciones quirúrgicas del intestino delgado  - La toma de ciertos antibióticos como la neomicina y la  kanamicina  (*) Al principio el bebé sólo puede digerir el calostro (agua rica en  proteínas, sales minerales y factores inmunológicos). Después éste se  va enriqueciendo con lactosa y lípidos hasta dar lugar a la leche  definitiva. La leche de la madre se va haciendo más completa al ritmo  de las enzimas del bebé. Por tanto, es el organismo el que aumenta o  disminuye las enzimas según sus necesidades, por lo que un desajuste  en este proceso puede provocar la intolerancia infantil. ¿Cómo se cura?  Cuando es de carácter primario/genético no existe  curación posible porque el individuo no recupera la enzima y  los síntomas sólo se alivian con la suspensión de los productos  lácteos en la dieta. En cambio cuando sea de carácter  secundario, es decir, como consecuencia de otro problema, sí  que tiene solución, pero primero habrá de tratarse éste para  lograr la mejoría total.  ¿De qué métodos de diagnóstico disponemos  actualmente?  A. Test genético  Estudios recientes establecen que la actividad de la  lactasa está asociada a la presencia de dos polimorfismos  identificados en el gen MCM6. Este método consiste en extraer  y amplificar el ADN de una muestra de sangre o saliva del  paciente, continuando con un protocolo de hibridación en tira  para así detectar los polimorfismos C/T 13910 y G/A 22018. El  resultado final son una serie de bandas coloreadas sobre una  tira que se interpretan con ayuda de una plantilla. En función  de las distintas combinaciones que se encuentren, se puede  determinar si un paciente es intolerante a la lactosa o no.   B. Test de hidrógeno en el aliento Al paciente se le administran 50 g de lactosa por vía oral  y cada 30 minutos durante 3 horas se le hace soplar en unas  bolsas herméticas o probetas de donde se recogen muestras  del aliento. Cuando los azúcares no digeridos son  transportados al intestino grueso, las bacterias allí presentes  lo utilizarán como alimento y crearán hidrógeno como  producto de desecho. El hidrógeno es absorbido por el caudal  de sangre y expelido en la respiración. El hidrógeno detectado  en la respiración indica que el azúcar ha entrado en el  intestino grueso no habiendo sido bien absorbido en el  intestino delgado. Se debe constatar un aumento del  hidrógeno en la respiración tras la ingesta de la lactosa.  C. Test sanguíneo de tolerancia a la lactosa  Al paciente se le suministran 100 gramos de lactosa y  las muestras de sangre se toman a los 30, 60 y 120 minutos  después de haberla ingerido. Normalmente debe aparecer un  aumento de 2mg/dl de glucosa a las 2 horas de la ingesta de  la lactosa.  D. Biopsia del intestino delgado  Las muestras de una biopsia del intestino delgado  pueden obtenerse por EGD (esófagogastroduodenoscopia) u  otra endoscopia del tracto gastrointestinal superior. Se  introduce un tubo flexible de fibra óptica (endoscopio) a través  de la boca o nariz hacia el tracto gastrointestinal superior. Las  muestras de tejido obtenidas durante la endoscopia son  enviadas al laboratorio para ser examinadas. Se constata la  presencia o no de lactasa en la mucosa intestinal.  ¿Por qué es importante detectarla y tratarla  rápidamente?  Porque la lactasa es una de las enzimas intestinales más  delicadas y vulnerables. Si seguimos tomando lactosa, se  agrandará la lesión en la mucosa intestinal y se producirá un  círculo vicioso: lesión de la mucosa/malabsorción de lactosa  que será cada vez más difícil de solucionar.  ¿Cómo vivir con la intolerancia?  La falta de leche en la dieta puede producir falta de  calcio, vitamina D (necesaria para la absorción del  calcio), vitamina B2 (riboflavina) y proteínas. Las  complicaciones más comunes son la pérdida de peso y la  malnutrición. Por tanto, resulta esencial consumir otros  productos ricos en estas sustancias, así como las dosis diarias  recomendadas de vitamina A, C, fósforo, magnesio y potasio  (los cuáles ayudan a la absorción del calcio).  Fuentes alternativas de obtención:  Calcio: semillas de sésamo, sardinas, salmón, tofu, gambas,  col, espinacas  Vitamina D: aunque la crea el propio organismo cuando se  expone al sol, una rica fuente es el hígado de bacalao.  ¿Y si no quiero renunciar a los lácteos qué alternativas  tengo?  Si no quieres renunciar al sabor y propiedades nutritivas  de la leche de vaca, desde hace unos años puedes encontrar  en el mercado marcas de leche cuya lactosa se ha eliminado o  hidrolizado previamente de forma parcial llamándose “bajas en  lactosa” o total “sin lactosa”. Una oferta que se ha  complementado con productos derivados lácteos como quesos  en diferentes variedades gouda, emmental, etc., quesos  rallados, yogures, batidos de sabores, nata, crema, etc.  También puedes encontrar suplementos de lactasa en  forma de comprimidos o cápsulas que te permitirán consumir  productos lácteos. Se recomiendan para uso esporádico si  comes fuera de casa y no estás seguro de si los platos  contienen o no lactosa. Estos suplementos lo que hacen es  aportar a nuestro organismo la lactasa que necesitamos para  desdoblar la lactosa de una comida en concreto, así que  deberás de tomarla cada vez que hagas una comida porque su  efecto es momentáneo. Su principal inconveniente radica en  encontrar tu dosis adecuada, ya que ésta siempre dependerá  de la relación entre tu grado de intolerancia y la cantidad de  lactosa ingerida.  Recomendaciones alimentarias para intolerantes a la lactosa Ültima actualización: 31/12/11· Fuente: Elaboración ADILAC ¿Qué puedo y qué no puedo comer? Esta información es orientativa y conviene recordar que en cualquier producto aparentemente sin lactosa (ya que en su estado natural no lo contiene) se pueden añadir ingredientes y aditivos que lo conviertan en un producto no apto para los intolerantes. Por tanto, la recomendación es siempre leer con atención la etiqueta de los ingredientes y preguntar al fabricante ante cualquier duda. Alimentos e ingredientes prohibidos: Leche vaca Leche en polvo Batido de leche Derivados lácteos Nata Quesos frescos y fermentados Mascarpone Quark Feta Crema de leche Postres lácteos Margarina Mantequilla Helados Salsa bechamel Ingredientes y aditivos Lactosa Monohidrato de lactosa Azúcar de la leche Sólidos lácteos Lactitol (E966) (1) Trazas de leche Suero(2) Suero lácteo (2) Suero de leche Suero en polvo Cuajo Cuajada Grasas de leche Alimentos y productos que pueden contener lactosa " Es necesario comprobar siempre los ingredientes en productos como el pan, embutidos y conservas." " Vigilar cuando se indica AZÚCARES, puede esconder lactosa al tratarse de un azúcar." " Vigilar en medicamentos y complejos vitamínicos dónde se utiliza como excipiente." "Vigilar cuando los productos han sido procesados y se les ha añadido algun ingrediente o aditivo."   Alimentos y productos que pueden contener lactosa: Purés y sopas Pan Pasteles Fiambres Embutidos Pasteles y frituras de carne Huevos guisados con leche Sucedáneos de huevos en batidos Flanes Puré de patatas Crema o puré Bollería Donuts, Crèpes, Bollos Bizcochos, galletas Tostadas Precocinados Cereales enriquecidos Aderezo de ensladas y mayonesas Sorbetes Tartas Yogures Batidos, ponches, malteados Chocolate con leche Rebozados Sucedáneos de chocolate Sopas instantáneas Bebidas espirituosas (2) Sidra y vino Productos Medicamentos Complejos vitamínicos Dentífricos Alimentos e ingredientes que se pueden consumir "Precaución con los ingredientes y aditivos de orígen lácteo. Debemos contactar siempre con el fabricante para que nos garantice que no existe una contaminación cruzada de lactosa y que sean aptos para los intolerantes." Alimentos e ingredientes que se pueden consumir: Fruta natural Frutos secos Mariscos Cereales Huevos Miel Mermelada Patatas Arroz Pasta Verduras Carnes Pescados Legumbres Tofu Leches vegetales: soja, coco, avena, arroz, almendras. Ingredientes y aditivos de origen lácteo Lactatos (E325, E326, E327) Esteres lácticos (E472b) Lactilatos (E481, E482) Proteínas de la leche Caseína Caseinato Caseinato de calcio (antiguo H4511) Caseinato de sodio (antiguo H4512) Caseinato potásico Caseinato magnésico Lactoalbúmina Lactoglobulina Ingredientes y aditivos Ácido láctico (E270) Riboflavina (E101) Almidón REAL DECRETO 1245/2008. Especifica las excepciones previstas en la obligatoriedad de figurar en el etiquetado de los productos alimentarios. (1) Lactitol. Derivado de la lactosa. Utilizado como edulcorante bajo en calorías para caramelos, chicles sin azúcar, chicles en grageas, galletas, helados, y toda clase de alimentos bajos en calorías. También utilizado en laxantes. (2) Suero lácteo Cuando es utilizado en el proceso de destilación de bebidas espirituosas(alcohólicas): ginebra, pastís, anís, vodka, etc. o en la elaboración de alcohol etílico. Información recopilada de la Asociación de Intolerantes a la  Lactosa (ADILAC): http://www.lactosa.org/  Clínica de Nutrición Madrid. c/ Isaac Peral, 12, Entrepl. Izda. 28015 Madrid. Tel. 91 5501427